jueves, 27 de enero de 2011

Aline

Aquella luz que ves al fondo del camino es el reluciente espectro de la triste Aline, una niña que pasó de la luz a la oscuridad de la forma más cruel, ya que vio morir a su querida madre entre terribles dolores y sufrimiento.

Una enfermedad contraída en uno de sus viajes, en los que prestaba ayuda humanitaria a regiones azotadas por la furia de la naturaleza o del propio hombre, fue la causante. Toda una vida dedicada a ayudar a los demás, a aliviar su sufrimiento, a alegrarles en la medida de lo posible el terrible día a día de sus desdichadas vidas. Aline no pudo entender cómo una persona que regalaba tanta alegría y esperanza a los demás fuera obsequiada con una muerte tan dolorosa y cruel. Fiebre, dolor… una agonía de varios días en los que, entre delirios, suplicaba a Dios para que se apiadara de ella y le permitiera morir de forma rápida. Pero Dios parecía no escuchar. «Quizá esté disfrutando con su sufrimiento. Quizá se deleita cuando le suplican piedad.» Eso pensaba Aline, que día tras día se fue consumiendo poco a poco al ver cómo a su madre se le negaba una muerte pacífica.

Incapaz de soportar más la situación, una noche, cuando su madre tuvo un momento de respiro y se quedó dormida, la niña se acercó al borde la de la cama y con mucho cuidado se subió a ella. Se colocó a horcajadas delicadamente sobre el cuerpo de su madre y con lágrimas en los ojos se agachó hasta darle un beso en la frente, le susurró unas palabras al oído y, tras incorporarse de nuevo, acercó el almohadón que había llevado consigo a la cara de su madre y lo sujetó firmemente contra ella. Durante unos segundos no pasó nada, pero de repente la mujer empezó a moverse débilmente. Aline ejerció entonces más presión, pero su madre ahora se revolvía con mayor vigor hasta que con un brusco movimiento pudo liberarse del almohadón y se encontró frente a frente con los ojos empañados en lágrimas de su querida hija que se quedó inmóvil sin saber qué hacer. La mujer tras observar por unos momentos el rostro de su hija, alargó el brazo y limpió trabajosamente las lágrimas de su amada niñita, le sonrió débilmente y asintió ligeramente con la cabeza antes de volver a recostarse en la cama. Aline volvió a colocar el almohadón sobre su nariz y apretó de nuevo sin dejar de mirar los ojos ahora serenos de su madre hasta que la mujer dejó de respirar. Tras unos momentos, la niña retiró el almohadón y un escalofrío le recorrió el cuerpo al ver cómo en el rostro de su madre había grabada una ligera sonrisa rebosante de paz. Pero la niña fue invadida por una tristeza inconsolable.

«La vida es un regalo de Dios, hija mía», solía decirle su madre. Pues bien, ella no quería ya ese regalo envenenado, ya que, después de todo, al final el Todopoderoso parecía cobrárselo en forma de dolor y sufrimiento. Por la mañana la encontraron todavía sobre su madre, con las venas abiertas, desangrada.

Ahora, su espíritu vaga por estas tierras y ayuda a todo aquel que sufre a aliviar su dolor otorgándole una muerte digna y rápida. Algo que a su madre le fue injustamente negado.

5 comentarios:

El hada de las palabras dijo...

Pobrecilla :( ha sufrido mucho

Merced ·· Solounalagrima dijo...

Pobre Aline.
Aunque ha encontrado una perfecta forma de 'vengarse'
Como siempre: Me encanta *o*

Dulces Mordiscos~~

Saru dijo...

Pobre Aline, aunque no me gustaría encontrármela por los pasillos si dicen que es tan testaruda...

XD dijo...

Genial, es un personaje cuidado en cada detalle con una razón y un alma ''encantadores'' pero de todos modos (cmo todos los niños malos) tiene su lado oscuro ¿Será que en vez ''aliviar'' la vida de los demás sólo se esta vengando por la vida que le fué rebatada a su madre? La verdad una de las mejores cosas de este relato es la alución cruel que hace hacia Dios, algo profundo y de algún modo tetrico, una maravilla.
Atentamente XD (Seguidora incondicional)

^v^ ۩[†] Ahriel Raven Grey [†] ۩ ^v^ dijo...

Me encanta (L)

Publicar un comentario en la entrada

¿Quiénes somos?

Mi foto
Laura Mazorra y Javi Calderón vertemos toda nuestra energía negativa en nuestras creaciones, con la esperanza de entretener y divertir a todo aquel que esté de paso por éste, nuestro querido hogar. Fíjate bien por donde pisas y permanece alerta... por si las moscas. Enjoy!

Seguidores